4 poderes que necesitas para ser un líder según la neurociencia

4 poderes que necesitas para ser un líder según la neurociencia

0

By Fernando Galvan

La firma de inversiones Arowana, establecida en Australia, se encuentra en proceso de expansión a diferentes ciudades ubicadas en diferentes continentes del planeta por lo que resulta imperativo contar con un equipo de liderazgo sénior que sea mentalmente ágil y flexible.

De acuerdo con Inc., la firma comenzó a trabajar desde año pasado con Tara Stwart, neurocientífica, entrenadora ejecutiva y profesora de Sloan School of Management del MIT, con el propósito de entrenar a los principales responsables de la toma de decisiones.

El medio refiere que el interés en aplicar la neurociencia en los negocios es una tendencia que ha ido creciendo durante décadas, siendo una de las razones el hecho de que los líderes prefieren la idea de optimizar un órgano, que es tangible, a la idea de optimizar el comportamiento, que no lo es.

El pensamiento optimizado requiere un cerebro saludable, por lo que parte del consejo de la entrenadora recae en el dominio familiar de dormir, comer, hidratar y ejercitar. El sueño perturbado es particularmente dañino ya que el coeficiente de inteligencia puede recibir un golpe del 5 por ciento o más después de una mala noche.

A su vez, un cerebro bien alimentado, descansado y oxigenado es necesario para la capacidad de recuperación mental y el máximo rendimiento en medio del estrés y la incertidumbre. De tal modo que Tara Stwart recomienda a los líderes que trabajen en lo siguiente:

1. Neuroplasticidad

Todo lo que has experimentado en tu vida moldeó tu cerebro para favorecer ciertos comportamientos y hábitos; sin embargo, esos comportamientos y hábitos pueden no ser óptimos. Al enfocar la atención y practicar repetidamente comportamientos nuevos y deseables, los líderes pueden redirigir los recursos químicos, hormonales y físicos de sus cerebros para crear nuevas vías, al tiempo que los viejos se marchitan por falta de uso.

El aprendizaje, especialmente las asignaturas que requieren mucha atención, como un idioma o un instrumento musical, es la mejor manera de mejorar la plasticidad.

2. Agilidad cerebral

Para ser ágil debes pensar con destreza. La agilidad cerebral es la capacidad de cambiar sin problemas entre diferentes formas de pensar: de lo lógico a lo intuitivo a lo creativo. La agilidad cerebral puede ser particularmente importante para los empresarios.

“El hecho de que el cerebro probablemente piense de diversas maneras o absorba ideas diversas significa que es más probable que detecte tendencias” señaló Stwart.

Los que hacen multitareas y tratan de usar varios modos de pensar a la vez, por lo general les va peor. De tal forma que la entrenadora recomienda trabajar en problemas consecutivamente y mirarlos desde diferentes ángulos; los líderes también pueden aprovechar diversos estilos de pensamiento dentro de sus equipos.

3. Dominio de la mentalidad

Las personas con mentalidad fija creen que los rasgos como la inteligencia así como el talento se resuelven. En tanto, las personas con mentalidad de crecimiento se ven a sí mismas como trabajos en progreso que desarrollan su inteligencia y talento a través del trabajo duro. Una mentalidad fija conduce al estancamiento.

Los líderes con mentalidades fijas deberían usar la neuroplasticidad para tratar de moverse hacia el crecimiento. Para los empresarios, eso puede no ser un estiramiento; se trata de un apetito por el riesgo y la actitud hacia el fracaso, por lo que tiene más sentido que los empresarios estén más cómodos con esto, refiere Stwart.

4. Simplicidad

Un mundo hiperactivo impone demandas imposibles en cerebros limitados. El estrés aumenta, la toma de decisiones sufre, por lo que se aconseja que los líderes practiquen la atención plena, centrándose en sus cuerpos, la respiración, y los pensamientos en el momento como una forma de reducir las hormonas del estrés y multiplicar los pliegues en la parte del cerebro asociada con la función ejecutiva.

Los líderes que saben cómo mejorar su propia función cerebral pueden aplicar esas lecciones a sus empresas. Por ejemplo, al crear programas de trabajo interfuncionales, ayudan a los empleados a forjar nuevas vías neuronales y a desarrollar la flexibilidad cerebral a medida que dominan el crecimiento y las habilidades desconocidas.

De igual forma, los líderes también pueden usar su comprensión del cerebro para alejar el miedo y el estrés del lugar de trabajo y desarrollar la confianza. El estrés aumenta el cortisol en el cerebro, lo que afecta negativamente al pensamiento y la capacidad de controlar las emociones.

Puedes leer el artículo completo en: : 4 poderes que necesitas para ser un líder según la neurociencia

COMENTARIOS

Leave a Reply