Tesla Semi: un momento de la verdad en la electrificación del transporte

Tesla Semi: un momento de la verdad en la electrificación del transporte

0

By Enrique Dans

Tres años después de la fecha inicialmente anunciada, en un perfecto ejemplo del denominado «Elon time», Tesla presentó ayer su camión Tesla Semi y entregó las primeras unidades a clientes.

¿Qué tiene de interesante la presentación de un camión eléctrico, cuando ya otras marcas como Daimler, Volvo, Peterbilt, BYD o Nikola se han adelantado con vehículos en esa gama? Básicamente, que Tesla tiene ese «efecto escaparate» que, sin que sea necesario que sea el primero en una categoría, sí tiene la capacidad de redefinirla como tal y de probar el concepto como exitoso. El Tesla Roadster, primer producto mínimo viable de la compañía, o el Model S, primero producto enteramente suyo como tal, no fueron en absoluto los primeros vehículos eléctricos en el mercado, pero sí los primeros en demostrar que tener un vehículo eléctrico era algo no solamente viable para un usuario independientemente de sus necesidades, sino que además, podía hacerle ahorrar dinero.

Con el transporte, las bromas y las cuestiones relativas sobre gustos o decisiones impulsivas desaparecen: hablamos de un negocio en el que las compañías o los propietarios no se la juegan. Si una compañía o un profesional deciden adquirir un camión eléctrico, la decisión no se toma en absoluto a la ligera: hablamos de vehículos que se prueban exhaustivamente, se estudian en cada una de sus prestaciones, y se hacen cuentas de todo tipo antes de su adquisición. En la prestación de un servicio de transporte de mercancías por carretera, todo cuenta: en primer lugar, por supuesto, la autonomía, pero también los costes de operación, el combustible, los tiempos dedicados a la recarga, la flexibilidad operacional, el confort del conductor… todo cuenta, y cuenta hasta un punto en el que una decisión de adopción significa mucho más que en un vehículo particular. Poca broma. Tonterías, las justas. De un conductor de automóvil convencional podemos esperar que, tras probar un vehículo un rato, se enamore de sus prestaciones, de su línea, de su confort o de algún otro de sus atributos, y tome una decisión de compra en muchas ocasiones no excesivamente racional. En el caso de un camión, eso es mucho más difícil que ocurra.

¿Vamos a ver una electrificación del transporte de mercancías por carretera derivada del efecto arrastre de la presentación del Tesla Semi. la única marca en ese segmento capaz de convertir la presentación de un producto en un acontecimiento seguido por toda la prensa? ¿Tiene el producto la capacidad de convertirse en un elemento de disrupción en el negocio, que diferencie a las compañías y a los profesionales que lo adopten por factores tan objetivos como los que se tienen en cuenta en esa industria? ¿Es la tecnología de carga ultra-rápida de 1MW suficiente para alejar las dudas de unos profesionales que si bien tienden a cuidadosamente planificar sus paradas, no pueden, en muchas ocasiones, permitirse estar parados más tiempo del estrictamente necesario?

Todo eso es lo que vamos a comprobar con el lanzamiento del Tesla Semi. Si compañías como Pepsico, su primer cliente, se deciden, tras la experiencia, a electrificar sus flotas, será la prueba del nueve, la evidencia de que el mercado del transporte está maduro para la electrificación, para una de las mayores transiciones tecnológicas de la historia. Si los profesionales empiezan a adoptar el Tesla Semi porque ahorran dinero, porque les resulta más cómodo o porque las paradas para la recarga no son especialmente molestas con respecto a las de un camión convencional con motor de explosión, estaremos hablando de criterios objetivos, de variables reales.

Veremos lo que ocurre.

Puedes leer el artículo completo en: : Tesla Semi: un momento de la verdad en la electrificación del transporte

COMENTARIOS

Leave a Reply