Tu negocio no puede depender de Amazon, Facebook e Instagram

Tu negocio no puede depender de Amazon, Facebook e Instagram

0

By Juan Merodio

Hoy os quiero hablar de un caso real y vas a ver por qué no debes hacer depender tu negocio ni de Amazon, ni de Facebook, ni de Instagram, y en general de ninguna plataforma externa.

A lo largo de estos últimos años he visto como muchos negocios principalmente pequeños, han basado gran parte de sus ventas a través de estas plataformas, incluso algunos de ellos ni siquiera tenían página web, recuerdo no hace mucho una persona con un negocio en Latinoamérica me comentaba que vendía mucho a través de Facebook marketplace, que es totalmente gratuito, y es pues como un mil anuncios, donde tú publicas en un mercado libre y otros particulares pueden ver y comprar los productos.

Relacionado: Como vender tus productos en Facebook Marketplace

Me decía que nunca había necesitado preocuparse de hacer una página web, ni invertir nada, porque ahí publicaba y vendía sin invertir, claro, ¿que pasó?, que un día esto le dejó de funcionar.

Y claro, se encontró en una situación de no saber a dónde ir, no tenía tiempo de reacción, porque claro, empezar a crear desde cero toda la estrategia digital lleva un tiempo, y otro tiempo para que arranque, es decir, no es que tú crees la estrategia y empiezas a vender.

Por lo tanto, se encontraba en que llevaba mucho tiempo vendiendo bien sus productos, se había centrado en ese canal que no dominaba porque pertenece a Facebook, y cuando Facebook por la razón que sea, decidió cambiar ciertos parámetros, dejó de vender y su negocio tuvo que cerrar, por esto, y otras muchas razones, tu negocio debe depender en la mayor parte posible de ti.

Siempre hay cosas contextuales que no vas a controlar, pero es mucho riesgo el que asumes cuando tus ventas online provienen de un tercero.

Hace tiempo estuve trabajando con una empresaria gran parte de sus ventas procedían del canal offline, dicho de otra manera, de tiendas físicas, pero un 20% de su negocio era a través del canal digital, y de ese 20%, el 18% era a través de Amazon, y sólo el 2% era a través de su tienda online.

Claro, ella me decía que no quería invertir mucho más en la tienda online, Amazon le estaba funcionando muy bien invirtiendo menos, a pesar de que el margen de beneficio es menor, y claro, en la tienda online hay que invertir en crecer, en contenidos, etc.

Pero había que tener en cuenta que tarde o temprano Amazon la iba a estrangular, o bien con comisiones, o porque puede dejar de posicionar los productos, o porque replique tu producto y lo venda él mismo, esto no es el primer caso que sucede, y si se cae el 95% de tus ventas online que dependen de Amazon, tu negocio estaría en una situación muy crítica, entonces qué vas a hacer, tendrías que empezar todo desde cero.

Hace unos meses hubo una caída muy grande de todo el ecosistema Facebook, fueron cuatro o seis horas que se cayó todo, Facebook, Instagram, WhatsApp, y muchas empresas se pusieron muy nerviosas porque dejaron de vender, porque sus ventas dependían de estas plataformas.

Además me acuerdo que en aquel momento hice un podcast invitando a reflexionar sobre si realmente, en ese momento, tus ventas dependían de esos canales, y sentiste que tenías un problema con tu negocio, deberías replantear tus estrategias.

Tienes que ampliar tus canales, apóyate en terceros por supuesto, es decir, apoyado en Facebook, en Amazon, para vender, pero que estos canales de terceros no sean tus canales de ventas más fuertes, que no sean tus canales principales.

Tus canales más fuertes de tracción debe ser en un 70% tu canal digital, tu tienda online o tu web, y está bien, un 30% a terceros, perfecto para que crezcas, apóyate en ellos, pero siempre manteniendo tú el control, es decir, que si esa parte desaparece, no ponga tu negocio en riesgo.

Relacionado: Herramientas que necesitas en tu empresa

Hace unos días estuve hablando con una chica, que bueno, por casualidades de la vida por Linkedin me comentó su caso, y de hecho me ha parecido muy interesante.

Básicamente era un poco lo mismo, donde ella tenía una marca de calzado y vendía por Amazon, y todo le iba muy bien hasta que Amazon empezó a comerle terreno, y empezó a dejarle de funcionar hasta que las ventas en Amazon murieron, y no pudo seguir.

Lo que hizo ahí fue rápidamente reinventarse, y a través de una página de empresa de Facebook, empezó a vender vinculando su tienda online, una página eso sí que tenía mucha interacción, hablaba de más de 20.000 seguidores, pero para que veas, que de la noche a la mañana, y esto es importante que os lo grabéis, si dependes solo de terceros todo se puede venir abajo.

Conozco más casos como éste, numerosos casos en los que vendían todo en Facebook marketplace, y de la noche a la mañana, le cerraron la página de Facebook, sin explicación previa, y no pudo hacer nada, intentó recuperarla, intentó hablar con soporte, y soporte de Facebook le dijo que había incumplido una normativa, no le decía cuál, y que no era recuperable la cuenta.

Claro este negocio literalmente se cayó entero. Esto nos sucedió a nosotros en primera persona, lo sufrimos hace casi un par de años, donde nos cerró Facebook una de las cuentas publicitarias que teníamos, de la noche a la mañana y sin explicaciones, sin más explicaciones que decirnos que habíamos incumplido una política, pero nunca dicen cuál, y hasta donde yo sé, obviamente hay cosas no sabemos, no habíamos incumplido absolutamente nada.

Independientemente de esto, seamos prácticos, tú no puedes luchar si fue o no lo que dice una empresa privada, no vas a poder hacer nada, puedes demandarles, pero la cuenta ya te la han cerrado, tu canal principal de ventas se te ha caído.

Claro, en ese momento, nosotros rápidamente creamos otra cuenta publicitaria y seguimos, fue una faena muy grande, pero seguimos adelante porque teníamos otros canales de venta.

Plantéate este escenario, por eso insisto mucho en que no hagas depender tu negocio de terceros, sé que es muy goloso o muy cómodo el ver cómo estas plataformas de terceros te venden más fácilmente, incluso con menos inversión, de manera más automática, pero cuidado, en cierto modo te están engañando, te están cautivando, porque tarde o temprano te pueden hacer una faena muy grande.

Fíjate, uno de los grandes “zascas” que nos han dado, en este caso Facebook, y no lo digo como una crítica, sino como simplemente una reflexión de una realidad, hace ocho años donde todas las empresas trabajábamos por generar una comunidad de seguidores en Facebook y en Instagram, desde nuestras web llevábamos a gente a nuestras redes sociales para que nos siguiesen, para que se hiciesen fans, pensando que eso era bueno.

Pensábamos que así, de esa manera, íbamos a interactuar mucho más con ellos en mi página Facebook, y que al publicar algo les iba a llegar a todos, y en ese momento era una semi verdad, pero qué ha pasado, años después todo eso ha desaparecido, a día de hoy qué más te da a tener 1000 seguidores, que 20 mil, que un millón, si cuando publicas llega solo a una pequeñísima parte de tus seguidores.

Hace dos semanas hice un vídeo tutorial en mi canal de YouTube, y mostré tres ejemplos de tres empresas conocidas, una fue el Corte Inglés, que aquí en España tiene más de un millón y medio de seguidores en su página de Facebook, y en sus publicaciones no tienen más de 20 me gustas de media, es ridículo.

Bien, eso fue lo que nos hicieron creer, que llevar tráfico y depender de Facebook era bueno, y poco a poco Facebook nos fue quitando todo, hasta llegar a la reflexión, que si lo llego a saber no pierdo todo el tiempo que dediqué en aquellos años en llevando tráfico de mi web a su red social, para construir la red social de ellos, y que ahora me dejen así, como se suele decir, compuesto y sin novia.

Relacionado: 6 claves de marketing digital para hacer crecer tu negocio

Esto una realidad, por lo tanto, hagamos esta reflexión siempre, intenta trabajar en no depender 100% de terceros, aunque te requiera más esfuerzo, más inversión, trabaja en que los principales canales de tracción que te generen ventas los domines tú, es decir, sea tu propia página web o tu tienda online, tu blog, lo que sea, pero algo que dependa de ti, que no te puedan cerrar terceros.

Cualquier plataforma de terceros estás en riesgo a todos los niveles de que cierre, o de que pierdas todo el alcance por el algoritmo. Sin embargo, tu página web es tuya y depende de ti, de tu trabajo, no te la puede eliminar nadie, puedes cambiarla de servidor, pero lo decides tú.

Así que, graba esto a fuego, revisa si ahora mismo te encuentras en esta situación de depender de terceros, o qué porcentaje de tus ventas vienen de canales online que no dominas, y si es más del 30%, empieza hoy mismo a ponerle solución.

Nueva llamada a la acción

La entrada Tu negocio no puede depender de Amazon, Facebook e Instagram se publicó primero en Juan Merodio.

Puedes leer el artículo completo en: : Tu negocio no puede depender de Amazon, Facebook e Instagram

COMENTARIOS

Leave a Reply