Roe v. Wade: la ley y las políticas corporativas

Roe v. Wade: la ley y las políticas corporativas

0

By Enrique Dans

El fallo del Tribunal Supremo norteamericano derogando la doctrina marcada durante 49 años por el histórico caso Roe v. Wade y anulando por tanto el derecho al aborto, que pasará a ser ilegal en trece estados (Arkansas, Dakota del Norte y del Sur, Idaho, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Missouri, Oklahoma, Tennessee, Texas, Utah y Wyoming), está dando lugar a uno de los más fuertes episodios de polarización en el escenario político norteamericano de la historia, y está generando consecuencias interesantes en la interfaz entre la ley y las políticas corporativas.

Ante un Tribunal Supremo fuertemente politizado y marcado por la incorporación al mismo de magistrados ultraconservadores nominados por Donald Trump, la mayoría de las compañías tecnológicas están reaccionando tratando de evitar el debate al respecto, pero dejando clara no solo su postura desfavorable ante la decisión, sino también que sus políticas de salud corporativas protegerán los derechos de aquellas trabajadoras que quieran someterse a un aborto, incluyendo la posibilidad de cubrir sus gastos de viaje a otros estados en los que ese procedimiento siga siendo legal.

Disney, por ejemplo, ha dejado claro en un memorandum interno que «continuará priorizando la salud, la seguridad y el bienestar de los miembros de nuestro equipo y sus familias», lo que incluye que el seguro médico corporativo se haga cargo de los gastos en salud reproductiva si sus empleados tienen que viajar a otros estados. Apple se expresa claramente en el mismo sentido de apoyo a sus empleados y de consolidación de los derechos reproductivos de las mujeres, mientras Amazon lo acota a un máximo de cuatro mil dólares. Google añade que aquellos empleados que quieran salir de los estados afectados y mudarse a otros en los que consideren que sus derechos están protegidos, podrán hacerlo sin necesidad de justificación alguna.

El entorno de la industria de los videojuegos ha reaccionado de manera aún más fuerte: la gran mayoría de los estudios, distribuidoras, editoras y desarrolladores han expresado públicamente de manera inequívoca su repulsa al retroceso que la decisión supone para los derechos de la mujer, con algunos llegando al punto de decir que «no están orgullosos de ser americanos«. Además, la mayor parte de las compañías han secundado la idea de pagar los viajes y otros gastos que sus empleados demanden como resultado de la decisión.

Las reacciones al respecto de la decisión del Tribunal Supremo parecen apuntar a una compleja interacción entre la ley y las políticas corporativas: si vives en uno de los estados en los que el aborto ha dejado de ser un derecho de la mujer y ha sido declarado ilegal, tus posibilidades son diferentes en función de la compañía para la que trabajes. Si trabajas en una compañía tradicional, tus opciones serán las mismas que tiene cualquier otro residente: o bien renunciar a la posibilidad de recibir un aborto, o bien cubrir personalmente los gastos que supone viajar para recibirlo en otro estado en el que su práctica no sea ilegal. Pero si trabajas en una compañía tecnológica o que haya expresado su apoyo a que tus derechos relacionados con la reproducción sigan siendo los que han sido durante los últimos cuarenta y nueve años, tus problemas se reducen: tu compañía, a través de su seguro médico corporativo para proteger tu privacidad, sufragará todos o buena parte de los gastos necesarios para que puedas viajar a otro estado, hospedarte y recibir el correspondiente tratamiento.

Más polarización, mayor desigualdad, y una parte de la sociedad norteamericana feliz porque los derechos de las mujeres retroceden nada menos que cuarenta y nueve años, mientras otros intentan hacer todo lo posible por seguir preservando esos derechos. La cosa, definitivamente, no pinta nada bien.

Puedes leer el artículo completo en: : Roe v. Wade: la ley y las políticas corporativas

COMENTARIOS

Leave a Reply