La edición genética y el futuro

La edición genética y el futuro

0

By Enrique Dans

La técnica de edición de genes CRISPR, que permite modificar los genomas de los organismos vivos utilizando una versión simplificada del sistema de defensa antiviral bacteriano CRISPR-Cas9, se considera de gran importancia en biotecnología y medicina, ya que posibilita la edición de genomas de organismos in vivo y de manera muy precisa, económica y sencilla.

La técnica proviene de un mecanismo de defensa que las células bacterianas utilizan contra los virus, y que les permite recortar y eliminar el ADN invasor. La aplicación de esta técnica permite recortar y editar fragmentos de ADN en cualquier tipo de célula con precisión, lo que posibilita reparar defectos genéticos o eliminar genes que causan enfermedades. La técnica utiliza una molécula llamada Cas9 que actúa como una tijera molecular para cortar con gran precisión el ADN en la ubicación deseada, y otra molécula, un ARN guía sintético, que encaja con el fragmento de ADN que se quiere modificar, y que dirige a Cas9 al punto correcto del genoma. Una vez que el ADN está cortado, es posible insertar, eliminar o reemplazar fragmentos de ADN específicos.

Los progresos en el conocimiento del mapa genético permiten ya asociar cada fragmento genético con su función en la célula, lo que posibilita llevar a cabo manipulaciones perfectamente orientadas a un fin concreto. En agricultura, por ejemplo, es posible obtener desde cerezas sin semillas – o al menos, sin la capa dura que protege la semilla – hasta vegetales más fáciles de comer para tratar de que muchas personas los introduzcan más en su dieta, pasando por cultivos que absorban y fijen más dióxido de carbono.

En la industria alimentaria, estamos viendo proyectos tan llamativos como insertar un gen de cocodrilos en peces gato, no para modificar sus características o aspecto, sino para dotarlos de mayor defensa contra las infecciones que suelen mermar la producción en instalaciones de acuicultura: los cocodrilos han desarrollado evolutivamente una gran resistencia a infecciones debido a las heridas que se inflingen en sus luchas territoriales, y la posibilidad de que ese gen insertado pase a los seres humanos no resulta preocupante, porque de hecho, la carne de cocodrilo es consumida por muchas personas sin que genere ningún tipo de trastorno.

Crear animales más resistentes a enfermedades, o con mayor desarrollo de masa muscular para su consumo es algo que ha sido probado ya con éxito en vacas, cerdos, ovejas, conejos y cabras. También se experimenta con gallinas que únicamente tengan crías hembra, dado que las crías de sexo masculino tienen que ser sistemáticamente eliminadas en la cadena de producción y generan importantes pérdidas.

Pero más allá de la industria alimentaria o de su aplicación a la medicina, como alterar un corazón de un cerdo para eliminar el posible rechazo a su trasplante, estamos empezando a entrar cada vez más en la alteración de genes humanos para una amplia gama de aplicaciones, desde curar enfermedades cardiovasculares, algo ya experimentado en monos en 2020 y recientemente en un paciente en Nueva Zelanda, que permitiría reducir la producción de colesterol LDL y triglicéridos, hasta la inserción de genes que permiten al sistema inmunitario detectar y eliminar tumores cancerígenos.

A partir de aquí, tratar de clarificar las barreras de propiedad intelectual y la jungla de patentes que se está generando entre las diversas compañías implicadas en la investigación, y las barreras regulatorias o éticas, con implicaciones que van desde si un organismo sometido a CRISPR debe tratarse o no con la misma regulación que los organismos modificados genéticamente (GMOs) o si, por el contrario, es más bien otra cosa que merece una regulación diferente. La investigación, obviamente, depende en gran medida para su financiación de la viabilidad comercial de los productos obtenidos, y los beneficios potenciales son enormes. ¿Servirá eso para plantear regulaciones más avanzadas, o seguiremos con las mismas restricciones y controversias?

Puedes leer el artículo completo en: : La edición genética y el futuro

COMENTARIOS

Leave a Reply