Especulando sobre los futuros asistentes personales de voz basados en IA

Especulando sobre los futuros asistentes personales de voz basados en IA

0

By Enrique Dans

Algo debe estar haciendo bien OpenAI para que un profesor de innovación como yo reconozca que la última presentación de producto de Apple, que antes marcaba religiosamente en mi agenda, me la perdí tranquilamente sin hacer ningún esfuerzo por verla, y en cambio no puedo ni plantearme perderme la de OpenAI de hoy.

¿Especulaciones? Todas. De hecho, el propio Sam Altman ha salido a despejar algunos balones en X, diciendo que en el evento no van a presentar ChatGPT 5 ni tampoco un motor de búsqueda como algunos habían especulado con incluso un video de concepto, pero que han estado «trabajando duro en algunas cosas nuevas que creemos que a la gente le van a encantar» y que a él «le parecen mágicas».

Si atamos cabos uniendo esos comentarios con entrevistas recientes como esta en MIT Tech Review, en la que afirmó que los asistentes personales iban a ser «la verdadera killer function de la IA», que no necesitábamos «ni muchos más datos ni hardware adicional» para ello, y que ChatGPT era «increíblemente tonto comparado con lo que viene», todo parece indicar que el nuevo producto podría ser precisamente eso, algún tipo de asistente personal de voz en tiempo real, en el mejor estilo de la película «her«, capaz de actuar como “un colega super-competente que sabe absolutamente todo sobre mi vida, cada correo electrónico, cada conversación que he tenido, pero que no se siente como una extensión adicional”.

Un concepto que sin duda sería revolucionario, tanto o más como lo fue la idea de dar a un algoritmo generativo el soporte de una herramienta de chat y que lo convirtió en el fenómeno tecnológico de más rápida difusión y crecimiento de todos los tiempos, pero que tendría muchas, muchísimas connotaciones. La más inmediata, por supuesto, la de la propiedad de los datos: del mismo modo que muchas compañías hoy en día prohiben a sus empleados utilizar ChatGPT o introducir en él ningún tipo de información corporativa por temor a que esa información sea almacenada por OpenAI, ¿qué ocurriría si estuviésemos hablando de información personal? ¿Cómo se procesa? ¿Quién la almacena? ¿Cómo se gestiona?

¿Estamos ante un beso de Judas similar al que, en su momento, engañó a buena parte de la población mundial para que entregasen todos sus datos a una compañía para poder así comunicarse con sus amigos y conocidos de manera natural? Para actuar como asistente de voz personal en tiempo real, un algoritmo necesitaría, efectivamente, acceso a todas nuestras interacciones, nuestros correos, nuestras conversaciones, nuestra vida… ¿nos plantearíamos entregar toda esa radiografía de nosotros mismos a cambio de tener un asistente personal semejante? ¿Qué modelo de negocio había detrás? ¿Simplemente continuar generando datos para el entrenamiento continuo del algoritmo, o algo más? ¿De qué estamos hablando aquí? ¿O estamos especulando absurdamente sobre simples rumores?

Las respuestas, hoy a las 10AM ET.

Puedes leer el artículo completo en: : Especulando sobre los futuros asistentes personales de voz basados en IA

COMENTARIOS

Leave a Reply