La neutralidad de la red, en La Noche en 24 horas

La neutralidad de la red, en La Noche en 24 horas

0

By Enrique Dans

En la barra tecnológica de los jueves en La Noche en 24 horas traté de explicar de manera razonablemente didáctica el concepto de neutralidad de la red, su relevancia, su evolución en los Estados Unidos, y su relación con proyectos como Internet.org, Project Loon o SpaceX. En el fondo, obligar a las operadoras a que mantengan sus manos alejadas de los contenidos, a funcionar como proveedoras de un servicio de telecomunicaciones con cuyos contenidos no pueden ni deben poder interferir, porque ello conlleva automáticamente abusos, efectos perniciosos, como fantásticamente explica el cómic de The Oatmeal. Todo lo que suponga privilegiar unos contenido frente a otros, sean los suyos o los de quienes le pagan, supone la destrucción de la esencia de internet, la desaparición de la característica que llevó a internet a convertirse en lo que es hoy.

Al día siguiente de mi intervención, hemos podido leer los turbios planes que la Unión Europea tiene no solo de mantener “graciosamente” el roaming a las operadoras durante más tiempo para que puedan seguir estafando tranquilamente a los ciudadanos (acabando con los planes de eliminación que tanto tiempo y esfuerzo costó obtener a la gran Neelie Kroes, a quien tanto echamos de menos – y solo se acaba de ir), sino además, la idea de darles la posibilidad de ofrecer “acceso prioritario a determinados servicios”, violando la asunción más básica de la neutralidad de la red.

La Unión Europea, bajo la supuesta idea de armonizar los intereses de todos sus estados miembros, ha conseguido construir la más demencial y absurda maquinaria burocrática para que los lobbies campen a sus anchas y obtengan todo lo que les interese, a expensas de los intereses y de la voluntad de los ciudadanos, que invariablemente siempre quedan “muy lejos de Bruselas”. Pura y dura definición de prevaricación: “delito consistente en dictar a sabiendas una resolución injusta una autoridad, un juez o un funcionario”. Simplemente, una absoluta vergüenza. O mejor, una desvergüenza.

Puedes leer el artículo completo en: : La neutralidad de la red, en La Noche en 24 horas

COMENTARIOS

Leave a Reply