AdBlockers: Un Problema de Marca

AdBlockers: Un Problema de Marca

0

By Iván Díaz


Toc, toc.
¿Quién es?
Somos los testigos de Jehová.

¿Podéis imaginaros qué ratio de apertura de puerta consigue esta frase? O lo que es lo mismo, que ratio de bloqueo produce este mensaje.

En nuestras vidas hay poco espacio para las cosas que no nos interesan, de hecho hay muy poco, incluso, para todas las cosas que nos interesan.

Por el simple hecho de que me gusten los deportes, no podemos prestar atención a todos los que quieran contarme algo sobre deportes, ni a todos que creen tener un contenido relacionado con los deportes, ni si quiera a todos los que tienen un producto relacionado con mi deporte favorito… libros, audio, productos, merchan, viajes, eventos, publicaciones… toneladas de información que podría hacer que me dejara de gustar lo que me gusta.

Este principio tan absurdo en nuestra vida es algo igualmente absurdo en nuestra vida digital, a pesar que muchos no lo entiendan.

Hoy navegar por las redes es como llevar una camiseta diciendo ‘Me gusta el Deporte’ y pasearte por un Mercadillo de barrio… todo tipo de vendedores ambulantes intentarán venderte algo relacionado.

¿Por qué si en nuestro mundo no funciona, crees que funcionará en mi versión digital?

Esta invasión comercial en nuestros canales digitales ha hecho proliferar los famosos AdBlockers, unos sencillos programitas que evitan que te asalten 800 pop-ups o anuncios en las páginas que más visitas. Una protección contra los vendedores ambulantes del mercadillo.

Esto ha llevado a debate el modelo de negocio de algunas de las páginas que más visitas, paradójicamente… ¿Por qué? Porque para que puedas disfrutar gratuitamente de muchos de los contenidos de la red, necesitan tener ingresos de los espacios publicitarios que venden… que no son otros que los que tu AdBlocker está bloqueando. Y si lo bloquea, no hay impacto, si no hay impacto no hay ingreso, no hay modelo de negocio, caput!

De ahí que algunas páginas de contenidos hayan decidido vetar la entrada a aquellos usuarios que usen AdBlockers en su navegador.

Pero, ¿Resuelve esto el problema?

El Problema no es la cantidad de información comercial que recibimos, sino el poco interés que tiene para nosotros. No es un problema del Canal, es un problema de Marca.

Es decir, el contenido que me molesta es el que no me interesa, el que no es capaz de conectar conmigo, el que no significa nada para mí.

Esto es una aviso muy serio a las Marcas. No sólo es importante estar, sino Ser.

Ser algo para alguien. Y eso pasa por repensar qué me cuentas y qué me ofreces. La forma en la que las Marcas crean sus ofertas comerciales en nuestra red, es algo obsoleto, es como el ejemplo del inicio, o el famoso vendedor de enciclopedias. Hoy las Marcas necesitan entender que cada canal tiene un objetivo y que no todos pueden servir para lo mismo.

Es posible que entre el ruido de las noticias mundiales me interese escuchar una historia de superación en lugar de ver un par de zapatillas por 50€. Es posible que entre el contenido de un bazar online me interese ver ese par de zapatillas y no una historia de superación.

Como seres humanos, adaptamos nuestra capacidad de atención al entorno. Todo es cuestión de contexto. Predisponemos a nuestro cerebro a abrirse a según qué mensajes y contenidos, en función del contexto en el que estamos.

Por lo que disponer una buena estrategia de contenidos, no sólo comercial, nos ayudará a ser más relevantes allí donde estemos.

Los AdBlockers no son más que el resultado de un torpe intento de las Marcas por vendernos cosas, más que por significar en nuestras vidas.

La Marca es un contenido relevante que tiene la capacidad de formar parte de tu vida. No lo olvides. No lo bloquees.

En fin, blocked.

Puedes leer el artículo completo en: : AdBlockers: Un Problema de Marca

COMENTARIOS

Leave a Reply