Sobre 5G y futuros inmediatos

Sobre 5G y futuros inmediatos

0

By Enrique Dans

Durante el Mobile World Congress 2019 en Barcelona tuve la oportunidad de grabar un pequeño vídeo de minuto y medio en inglés para Huawei sobre las cosas que me habían llamado la atención durante la feria, que la compañía ha publicado en su página. Hablé fundamentalmente sobre cómo 5G se había convertido en una realidad, sobre las demostraciones, y sobre cómo todos los componentes de las redes del futuro cercano se estaban poniendo a punto para dar como resultado un mundo hipersensorizado, hiperconectado y con infinitas posibilidades.

Las redes 5G no son simplemente más velocidad y menos latencia: son despliegues mucho más baratos y sencillos gracias a unidades de antena mucho más baratas, una posibilidad real de hacer que una tecnología esté disponible incluso en entornos que, en generaciones tecnológicas anteriores, tendían a ser excluidos. Pero además, el avance de las redes 5G coincide, por la acción de esas leyes prácticamente inexorables que rigen el desarrollo tecnológico, con dispositivos cada vez más potentes, lo que abre la posibilidad de procesar cada vez más elementos en el dispositivo, en lugar de enviarlos a la nube para ello. Un elemento que es susceptible de traducirse en mejores entornos de cara fundamentalmente a la seguridad y la privacidad de la información, importante en un mundo en el que estaremos rodeados de sensores por todas partes. Tratar de imaginar lo que los emprendedores podrán hacer con redes como esta es absolutamente inabarcable. Y sin duda, prometedor.

width=”560″ allowfullscreen=”allowfullscreen”>

¿Cuándo veremos esos despliegues? Todo indica que a lo largo de este mismo año 2019. Pero con la llegada de los despliegues de 5G llega también otra constatación, esta de ámbito no tecnológico, sino geopolítico: el ascenso de China a la hegemonía del desarrollo tecnológico mundial, en gran medida por méritos propios, pero en parte también por el fracaso que supuso poner a un completo incompetente como presidente de los Estados Unidos. El resultado de esta competición es claro: ahora, mientras las empresas chinas desarrollan y despliegan tecnología real, las norteamericanas van mucho más lentas o se dedican a tratar de engañar a sus clientes con ella.

Primero fue la fabricación, después el 5G, prontola inteligencia artificial, y en paralelo, todo un nuevo esquema comercial y económico de consecuencias imposibles de prever. Como ya comenté anteriormente, la supremacía tecnológica no puede ser contenida simplemente recurriendo a argumentos políticos: la tecnología es tecnología, y se evalúa en función de especificaciones y evidencias obtenidas en laboratorios, no de hipótesis elaboradas en despachos de políticos.


Puedes leer el artículo completo en: : Sobre 5G y futuros inmediatos

COMENTARIOS

Leave a Reply