Oceania, Eurasia, Eastasia… y TikTok

Oceania, Eurasia, Eastasia… y TikTok

0

By Enrique Dans

Japón estudia la posibilidad de prohibir TikTok y otra serie de apps chinas, siguiendo los pasos previamente dados por India, mientras los Estados Unidos siguen también barajando esa misma posibilidad, Pakistán le da su último aviso, Australia la califica de «servicio de recolección de datos disfrazado de red social«, y la propia TikTok suspende la decisión de radicar sus oficinas en Londres debido a las tensiones del gobierno británico con China.

El destino de TikTok parece estar llevándola a dibujar un nuevo mapa geopolítico en el que los países se posicionan, por un lado, en función de sus lealtades y pactos, y por otro, de las relaciones que tienen con China y la amenaza que perciben en la sinización y en la extensión de las prácticas de vigilancia del gigante asiático, en un mapa que empieza a recordar el escenario político magistralmente dibujado por George Orwell en su «1984» (The New Yorker republica hoy en formato digital la crítica que hizo del libro el 18 de junio de 1949, diez días después de su publicación).

La compañía propietaria de TikTok, ByteDance, sigue mientras con su brutal y multimillonaria agenda de comunicación y lobby: desde fichar a un CEO norteamericano proveniente de Disney, Kevin Mayer, que ha sido inmediatamente calificado como «marioneta al servicio de China«, hasta prometer que creará miles de puestos de trabajo en los Estados Unidos (esperemos que no se parezcan a los que prometía Foxconn), abrir un «centro de transparencia» en Los Angeles, abrir su código para que sea inspeccionado o incluso llegar hasta a escindir la compañía o sus operaciones internacionales y venderlas a inversores no vinculados con China.

Sus usuarios, en los países en los que va siendo prohibida o amenaza con serlo, están totalmente desconsolados: la compañía estaba empezando a estudiar pagar directamente a sus creadores más interesantes por su contenido (hasta ahora, tenían que ser esos creadores los que buscasen vías de monetización a través de terceras partes). Facebook, por su parte, también ha empezado a ofrecer incentivos a esos creadores destacados para que se pasen a Reel, el clon de TikTok que ha creado. Por si a los muchísimos menores que campan por TikTok les faltaban incentivos para crear contenidos cada vez más virales, aquí tienen algunos más.

Mientras la app lucha por desligarse de sus vínculos con el gobierno chino, el ejército norteamericano prohibe su instalación y el gobierno federal medita también hacerlo, un paso que ya han dado bancos como Wells Fargo o que Amazon amagó hace algunas semanas. ¿Espía TikTok a sus usuarios para beneficio del gobierno chino? Decididamente, si no lo está haciendo, cualquiera diría que está intentando de todas las formas posibles que lo parezca.


Puedes leer el artículo completo en: : Oceania, Eurasia, Eastasia… y TikTok

COMENTARIOS

Leave a Reply