Los cinco errores más clave para que tu activación de relaciones públicas...

Los cinco errores más clave para que tu activación de relaciones públicas fracase

0

By Paco Santamaria

Son las nueve de la noche. Mi portero, Valeriano, toca la puerta. Como son tiempos de cuarentena casi siempre mi vestuario es en calzoncillos y chanclas cómodas. Tardo en abrir y ponerme lo que encuentro a la mano:

—¿Qué pasó, Valeriano? — Abro la puerta en una ranura.

—Le trajeron un regalo—Me dijo misterioso y apenas con voz baja. Como cómplice para que mi esposa no se enterara.

—¿Quién me lo mandó? —Pregunté inquieto.

—Una tal Fernanda…es lo que sé. Lo trajo un señor en un Uber y se fue.—Me dejó un paquete con unos chocolates gourmet muy sofisticados. Como si fuera un dealer de drogas.

—¿Seguro que es para mí? —Pregunté en voz baja para que nadie en mi casa se enterara.

—Sí…Sí…para Paco Santamaría, de una tal Fernanda. Preguntaron por usted.—No dudó en ningún momento.

—Bueno, ok, déjalo.—Yo sí dudé.

Analicé con calma el paquete en la oficina de mi casa. No traía ninguna nota del remitente. Lo escondí debajo de mi cama. No dormí muy bien esa noche intentando averiguar quién era el misterioso o misteriosa remitente. Pasaron por mi mente varios nombres pero nunca me atreví a preguntar. Apenas conseguí dormir por la angustia un par de horas aquella noche.

A la mañana siguiente en cuanto pude, me metí al baño a hurtadillas y devoré uno a uno todos los chocolates en compañía de mis ojeras, mi incertidumbre y mi angustia. Uno a uno. Después, destruí el elegante empaque en pequeños pedazos y lo mandé a viajar en la corriente del WC. Logré que se fuera por completo en dos viajes. Ya no no había quedado nada de los chocolates. Nada de nada.

Dos días después encontré por ahí en mi SPAM un correo perdido de una agencia de relaciones públicas que representa a la marca de chocolates. En donde me invitaban a una cata virtual de su nueva linea de chocolates de la temporada 2020. La logística consistía en recibir los chocolates y después conectarse en una cata virtual con un maestro chocolatero para vivir la experiencia desde casa. La cosa es que yo ya me había comido y destruido la evidencia. Ya era demasiado tarde. Es por eso que hoy escribo aquí las cinco reglas básicas para que una activación de relaciones públicas te salga muy mal.

Uno. Exceso de confianza. Confíate de más. Piensa siempre que todo va a salir bien. Usa a todos tus mejores amigos periodistas o columnistas para que publiquen sobre el nuevo producto que estas lanzando y como hay tanta confianza no les expliques bien la logística, total, son de confianza.

Dos. El regalo no es la clave ni el detalle. Cuando mandes el producto que vas a promover o que representas. No importa, no pongas nada de cuidado. Ni una nota de papel. Qué más da. Mándalo sin nada, sólo así sin explicación, sin nada, ni explicación. No importa si a quién se lo regalas no lee su correo electrónico o no le llega al mismo tiempo tu explicación digital. No pasará nada. No corres ningún riesgo.

Tres. La incertidumbre es amiga de los desastres. Cuando no hay instrucciones claras o información la gente se pone muy creativa y con iniciativa, entonces comienzan los desastres de la mercadotecnia.

Cuatro. Las entregas offline no son importantes. Descuídalas. Es lo menos importante como lleguen.

Cinco. Nunca sincronices lo online con lo offline y el CRM porque el equilibrio no te da el éxito en las relaciones publicas y sus activaciones.

Puedes leer el artículo completo en: : Los cinco errores más clave para que tu activación de relaciones públicas fracase

COMENTARIOS

Leave a Reply