La nueva normalidad es la empresa distribuida

La nueva normalidad es la empresa distribuida

0

By Enrique Dans

Algunas zonas relativamente exclusivas y tradicionalmente de vacaciones, como Lake Tahoe, a unos 300 km de San Francisco, o The Hamptons, a 160 km de New York, se encuentran con su mercado inmobiliario completamente revolucionado debido a la fuerte demanda protagonizada por trabajadores de compañías que huyen de los entornos urbanos y buscan propiedades con más espacio interior y exterior y mejor calidad de vida, ante la posibilidad de que los entornos de trabajo distribuido se conviertan en habituales durante mucho tiempo y que sus hijos se vean obligados a estudiar en modo online.

Cada vez son más las compañías que anuncian decisiones que demuestran que la nueva normalidad del futuro va a tener como una de sus características principales los entornos de trabajo distribuidos. Lo que comenzó con compañías como Square o Twitter, que anunciaron rápidamente políticas permanentes bajo las cuales sus trabajadores no tendrán que volver más a sus oficinas salvo que expresamente quieran hacerlo, continúa ahora con gigantes como Google, Facebook o Apple, que han dejado de tener prisa por volver a tener a sus trabajadores en la oficina y prevén que la situación no se normalice hasta mediados del 2021.

Hablamos de algunas de las compañías más innovadoras del mundo, de las que claramente marcan tendencias directivas, y esa es la situación: trabajadores en sus casas, reconsiderar los beneficios que se ofrecen al trabajador remoto, diseñar nuevos procesos de onboarding, rediseñar y reducir espacio de oficinas, y sobre todo, repensar sus políticas y su cultura empresarial: si quieres verlo de verdad claro, revisa la nueva política de trabajo distribuido de la multinacional alemana Siemens, expresada en unas pocas frases:

La base para este modelo de trabajo prospectivo está en un mayor desarrollo de nuestra cultura corporativa. Estos cambios se asociarán con un estilo de liderazgo diferente, centrado en los resultados en lugar de en el tiempo que pasamos en la oficina. Confiamos en nuestros empleados, y los capacitamos y empoderamos para que ellos mismos den forma a su trabajo, para que puedan lograr los mejores resultados posibles. Con esta nueva forma de trabajar, motivamos a nuestros empleados a la vez que mejoramos las capacidades de desempeño de la compañía, y mejoramos también la imagen de Siemens como un empleador flexible y atractivo.

Es el fin del presentismo, del estar en la oficina para que te vean o para calentar el asiento, o del no irte a casa antes que tu jefe. Vestigios de una cultura absurda e irracional que simplemente trasladaba el modelo del taller de la Revolución Industrial, con supervisión constante del capataz, a tareas en las cuales carecía de todo sentido. Cada vez son más las compañías se apuntan a modelos completamente distribuidos, a proporcionar a sus trabajadores las condiciones adecuadas para que sean productivos desde donde lo estimen oportuno, y a poder atraer y retener talento sin condicionantes geográficos.

¿Necesitan las compañías realmente oficinas? Si es así, tendrán un papel completamente diferente, no centrado en ser lugares en los que las personas desarrollan el grueso de su trabajo, sino en sitios de interacción y socialización para el mantenimiento de relaciones entre personas y de la cultura corporativa. La oficina tal y como la conocimos es parte del pasado.

¿Tiene tu compañía un plan a largo plazo para desarrollar el trabajo remoto y evolucionar para convertirse en una compañía distribuida? ¿O sigue aún pensando que las cosas van a volver a como eran el año pasado?


Puedes leer el artículo completo en: : La nueva normalidad es la empresa distribuida

COMENTARIOS

Leave a Reply