Herramientas y cambios de contexto

Herramientas y cambios de contexto

0

By Enrique Dans

Vale la pena leer el hilo que ha escrito el fundador y CEO de Slack, Stewart Butterfield en Twitter sobre las cosas que han pasado en su vida y en su compañía en las últimas dos semanas, a medida que medio mundo ha ido siendo sometido a confinamiento por la pandemia de coronavirus: número de usuarios batiendo récords históricos a medida que más y más usuarios se ven obligados a pasarse al trabajo remoto. De hecho, las acciones de la compañía han subido un 15% tras la publicación del hilo.

El caso de Slack no es único: el cambio de contexto está consagrando a varias herramientas, como Microsoft Teams, competidora de Slack, cuyo uso creció más de un 40% en una semana mientras anunciaba nuevas funcionalidades y, en algún momento, llegaba incluso a caer debido a dicho incremento.

Pero si alguien está de verdad convirtiéndose en protagonista del período de confinamiento, esa es Zoom. La compañía fundada en 2011 por Eric Yuan tras dejar su trabajo como VP de Ingeniería en Webex, subsidiaria de Cisco, y que salió a bolsa en abril de 2019 con una valoración de 16,000 millones, ha visto ahora dispararse esa cifra hasta los 39,290 millones, y anuncia que quiere ser mucho más que una simple aplicación de videoconferencia y tomar protagonismo en ámbitos que van desde el trabajo colaborativo hasta la enseñanza.

Mientras algunos denuncian la falta de privacidad de la aplicación en determinados contextos – permite, por ejemplo, que el host de una reunión active una herramienta de attention tracking para saber si sus interlocutores están ignorando la actividad o haciendo otras cosas – o su tratamiento de la privacidad y los datos personales, la aplicación sigue rompiendo récords de popularidad: el periodo de confinamiento está convirtiendo en superestrella a una aplicación de videoconferencia basada en un rígido control de la latencia que, hasta el momento, tenían un uso relativamente restringido al ámbito profesional.

Su calidad, su modelo freemium y su facilidad de uso lo está llevando a unas cotas de popularidad insospechadas, que están generando con consejos sobre su uso, traslado de todo tipo de actividades a la red, episodios de zoombombing en los que usuarios irrumpen en salas de conferencia públicas y comparten imágenes pornográficas, y hasta que la SEC detenga la cotización de una pequeña compañía con nombre similar que no facilitaba información financiera desde 2015 para evitar que los inversores se equivocasen. Incluso un tweet del New York Times vinculando a un artículo acerca de la etiqueta en reuniones de trabajo mediante Zoom se convirtió en protagonista de un movimiento viral que protestaba por la «inhumana» aseveración de que «nadie quería ver a tus niños o tus mascotas durante una llamada de vídeo».

IMAGE: Uso de Zoom en la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey (25/03/2020)
IMAGE: Uso de Zoom en la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey (25/03/2020)

Según la compañía, más de diez mil instituciones académicas han optado por Zoom para sus trasladar a la red sus actividades académicas, una circunstancia que suele presagiar una buena evolución para la compañía a medida que los alumnos de esas instituciones, acostumbrados a utilizar habitualmente la herramienta, la incorporan a su vida cotidiana.

Una pandemia que requiere el confinamiento de las personas y que conlleva un brusco incremento del teletrabajo supone, sin duda, una enorme oportunidad, y Zoom parece estar siendo capaz no solo de aprovecharlo, sino de demostrar que ha llegado al momento del desafío con los deberes aparentemente bien hechos.


Puedes leer el artículo completo en: : Herramientas y cambios de contexto

COMENTARIOS

Leave a Reply