GENERACIONITIS: El dolor de cabeza de las Marcas

GENERACIONITIS: El dolor de cabeza de las Marcas

0

By Iván Díaz


“¿Qué está ocurriendo con nuestros jóvenes? Faltan al respeto a sus mayores, desobedecen a sus padres. Desdeñan las leyes actuales. Se rebelan en las calles inflamados de ideas revolucionarias. Quieren cambiar el sistema. ¿Qué va a ser de ellos?” – Platón, 387 a.C

Desde que somos humanos creemos que las generaciones que nos suceden son un cambio insufrible para el mundo que hemos construido. Jóvenes con ideas locas que van a revolucionar el mundo.

Desde los Griegos, pasando por los Millenials, acabando en los Z. De momento.

Pero nunca en la historia habíamos vivido el fenómeno llamado ‘Generacionitis’. Hoy estamos bautizando y haciendo radiografías predictivas ya no de generaciones, sino de microgeneraciones.

Los Millenias, la generación Y, los Z o Cenntenials… pocas veces han convivido en el mismo tiempo 3 marcos de referencia futuros a la vez.

Es decir, hoy los creadores y gestores de Marca, debemos estar pendientes de lo que quieren los Millenials, lo que quieren los Y, y por supuesto preparar a las Marcas para los Z. Y eso sí, no te olvides de la generación X, que es la que tiene la pasta y los Babyboomers que son los que más… y por supuesto, los seniors que son el negocio del futuro porque nos hacemos viejos. ¿Alguien se apunta a la fiesta?

Hemos tenido mucha suerte que empezamos a nombrar a las generaciones hace unos escasos 30 años. Si tuviéramos que buscarle un nombre a cada generación desde Platón….

Las generaciones, por norma general, se estiman cada 20 años. Es decir los Z, que son la última, empiezan cerca del 2000 y acabarán este 2018, así que preparemos el naming para los que nazcan en 2019.

Eso sí, es curioso que la diferencia generacional se va diluyendo a medida que cumplen años. Y lo mejor, las nuevas generaciones impactan en el resto.

Hoy, mis padres de 60 años, compran por internet, se descargan pelis, usan redes sociales, quieren un mundo más sostenible y gritan por la igualdad social.

Al final del día, ser un Millenial no es cuestión de edad, sino de actitud frente a la vida.

Y eso es lo que deberíamos estar mirando. Más que si los jóvenes hacen, dicen o sienten algo concreto, deberíamos entender qué va a transmitirse de todo eso al resto de grupos generacionales.

Porque las Marcas no pueden apuntar a simples generaciones, tienen que apuntar a motivaciones que compartan entre sí.

Sino, un gran banco, necesitaría tener en 2019, 5 discursos distintos, o mejor 5 Marcas para cada una de ellas. ¿Cómo le vas a decir a los Z que usen tu APP, si en el cole ellos aprenden a programar APPs?

Al final, un Millenial de 40 años, se va a parecer mucho a un X de 40 y a un Z de 40, porque todos habrán adquirido algo de lo nuevo y mantenido algo de lo viejo.

Así que esto de las Generacionitis está muy bien para marcarse titulares y artículos prediciendo el fin del mundo. Pero la realidad es que llevamos con esto desde que pisamos la tierra, no nos hicieron falta nombres para identificarlos, sólo nos hizo falta entender qué cambiaba en la sociedad para hacerla evolucionar.

Los cambios que intentan impulsar las nuevas generaciones, no son más que reacciones al sistema y contexto que se encuentran. No es porque sean Millenials, es porque previamente nos hemos cargado el planeta, hemos tenido políticas injustas, y la tecnología ha irrumpido facilitando la hiperconectividad con todo…

Ese contexto en la época de Platón, hubiera generado el mismo cambio. Por lo tanto, más mirar lo que estamos haciendo para saber lo que nos van a pedir hacer.

Las Marcas hoy necesitan entender no sólo los cambios que van a dinamitar las nuevas generaciones, sino aquellas motivaciones que se van a generalizar impactando en el resto.

Porque pensar que hoy los BabyBoomers no quieren un mundo más justo, más accesible, más instantáneo, más sostenible… es estar muy desconectado de la realidad de hoy.

En fin, ¿Quién se sabe el nombre de la generación del 2019?

Puedes leer el artículo completo en: : GENERACIONITIS: El dolor de cabeza de las Marcas

COMENTARIOS

Leave a Reply