Cómo pedir un ascenso (y tener otras conversaciones difíciles con tu jefe)

Cómo pedir un ascenso (y tener otras conversaciones difíciles con tu jefe)

0

By csamsing@hubspot.com (Carolina Samsing)

El año pasado, mis colegas lanzaron la herramienta The Next Five para ayudar a los profesionales que se sienten estancados. Es decir, cuando no saben qué paso dar a continuación en su trayectoria profesional.

<>

Si bien pensamos en esto de vez en cuando, e incluso practicamos algún que otro discurso en la ducha o de camino al trabajo, no solemos verbalizar qué futuro profesional queremos, si es que realmente lo sabemos.

Por esta razón, hicimos una pequeña investigación para determinar la frecuencia en la que los profesionales solicitan un ascenso o tratan los próximos pasos de su trayectoria profesional con sus mánagers. Estos fueron los únicos datos concretos que pudimos encontrar sobre el tema: La Oficina de Estadísticas Laborales informa que la antigüedad promedio de un empleado es de 4.4 años en la actualidad. Ese número se reduce a la mitad en el caso de los trabajadores más jóvenes.

Además, el 91% de los trabajadores que nacieron entre 1977 y 1997 afirma aceptar un nuevo empleo con la intención de permanecer en él durante menos de 3 años.

Si bien parecería que el cambio frecuente de trabajo es normal, es muy importante mantener conversaciones sobre la trayectoria profesional. Si fueras mánager o empleador, ¿preferirías ayudar a los miembros de tu equipo a progresar internamente o permitir que renuncien para obtener una mejorar oportunidad en otra empresa?

Es importante que retengas esta pregunta si deseas hablar con tu jefe sobre este tema. Echa un vistazo a la importancia de esta conversación y cómo aprovecharla al máximo.

¿Por qué pedir un ascenso? ¿Son importantes las conversaciones sobre la trayectoria profesional?

Algunas empresas consideran que el cambio frecuente de trabajo es un fenómeno actual que hay que aceptar. Hasta cierto punto, no se equivocan. Si bien es cierto que los empleados ya no permanecen varias décadas en una misma empresa, tal vez descuidamos ciertos aspectos que podrían hacer que conservemos nuestro puesto por un poco más de tiempo.

Francamente, el cambio frecuente de trabajo no solo representa un problema para la empresa que debe contratar y capacitar nuevos profesionales continuamente, sino también para el empleado. Por un lado, es una manera de obtener ascensos, aumentos de salario y progreso profesional. Sin embargo, también implica correr el riesgo de tener que acostumbrarte a un nuevo equipo o mánager que podrían ser incompatibles contigo, y descubrir los pormenores de un entorno laboral y empleo que podrían no gustarte.

En el peor de los casos, terminas sin trabajo y vuelves al circuito de entrevistas laborales.

Por esta razón, considero que ambas partes tienen la responsabilidad de mantener conversaciones sobre la expectativa del futuro profesional, tanto desde el punto de vista del empleado y como del mánager. Nos ayuda a acercarnos al tipo de empleo y vida que queremos y brinda a los mánagers la información que necesitan para ayudarnos a alcanzarlos.

Pautas útiles

Mencionemos algunas reglas generales sobre estas conversaciones antes de analizarlas en detalle. Tenlas en cuenta antes de iniciar una conversación de gran impacto sobre tu futuro profesional.

  1. Considera la relación que mantienes con tu jefe. Si tienes una buena relación, es probable que puedas tener una charla franca sobre tus planes o incertidumbres respecto el futuro de tu desarrollo profesional. Los mejores mánagers saben cómo crear o encontrar oportunidades que combinan tus habilidades, intereses y desafíos. Por tanto, es importante tener en cuenta estos factores antes de la conversación. Sin embargo, si la relación con tu jefe no es la ideal o este no tiene la autoridad necesaria para tomar este tipo de decisiones, dirígete a otro profesional con un puesto superior. Determina con quién hablar, independientemente de que trabaje en otro departamento.
  2. Habla con colegas que cambien de puesto. Conocer el motivo por el que alguien de tu equipo abandona su puesto te puede ayudar a pensar sobre tu propio futuro y considerar posibles cambios que no se te hubieran ocurrido. Además, si eso implica que quede un puesto vacante, puedes averiguar los pormenores del cargo y, si te resulta interesante, los siguientes pasos para enviar tu solicitud de manera interna.
  3. Sé tu propio mánager de contratación. Muchos mánagers buscan que sus equipos sean proactivos y puedan resolver problemas por su cuenta. Antes mencionamos las cualidades de un buen mánager. Si descubres por tu cuenta el tipo de tareas que realmente te permiten combinar tus habilidades e intereses y las necesidades insatisfechas de tu equipo, tal vez puedas crear tu propio asenso y puesto correspondiente. Explica por qué tu idea generará buenos resultados y reúnete con tu equipo o jefe para debatirla. Asegúrate de obtener información sobre el futuro de la empresa y cómo implementar tu proyecto si tu mánager lo aprueba.

Elementos clave para mantener una conversación eficaz sobre tu trayectoria profesional

Predicaré con el ejemplo y hablaré sobre mis experiencias personales.

He mantenido conversaciones sobre mi trayectoria profesional con muchos jefes y con colegas de mi equipo. A veces, ambas han sido un poco incómodas. En otros casos, completamente normales y para nada avergonzantes.

Haciendo un análisis a nivel general, las mejores conversaciones que tuve sobre mi futuro profesional o mis compañeros de equipo dependieron de 3 elementos:

  • Relación con el interlocutor.
  • Momento adecuado.
  • Preparación.

1) Relación con el interlocutor

Técnicamente, esto no debería ser importante. Deberías poder mantener conversaciones productivas sobre tu trayectoria profesional independientemente de la relación que tengas con tu mánager. Sin embargo, sería muy inocente creer que eso no influye en el resultado de dichas charlas. Con esto no quiero insinuar que si tienen una relación muy cercana, el resultado siempre será positivo. De hecho, esto a veces dificulta poder mantener conversaciones sinceras.

Sin embargo, si conoces a tu jefe y te sientes cómodo hablando con él, probablemente sabes qué estilo comunicativo emplear. Sabrás cómo llegar al punto que deseas de la manera menos incómoda posible porque tienes experiencias previas.

Esto también te ayuda a notar si tu jefe no comparte o malinterpreta algo que dices. Estas habilidades interpersonales son importantes, ya que este tipo de conversaciones pueden volverse incómodas y generar inseguridad si la comunicación no es clara.

Que no tengas una buena relación con tu jefe no impide que puedas mantener una conversación productiva. Solo hace que los otros dos aspectos, el momento adecuado y la preparación, cobren mayor importancia.

También puede ayudarte practicar con un compañero para asegurarte de expresar lo que deseas de manera clara. Katherine Boyarsky, exempleada de HubSpot, utiliza este recurso y lo recomienda encarecidamente: “Cuenta con una frase que puedas repetir en tu cabeza durante la conversación para ayudarte a redirigir la charla en caso de ser necesario”, explica.

Intenta decir qué deseas de manera clara, directa y sincera, y evita que tu interlocutor adopte una actitud defensiva.

2) Momento adecuado

He tenido algunas conversaciones en momentos inadecuados. No fueron un verdadero desastre, pero no dieron resultado. Las situaciones más comunes en las que mantuve charlas en momentos inadecuados fueron las siguientes:

  • Mi jefe no sabía que quería tener esta charla/Inicié la conversación con un miembro del equipo durante una reunión individual de manera sorpresiva. No esperes obtener grandes resultados de una conversación sobre tu futuro profesional si la mitad de las partes involucradas no se encuentra preparada para ella. Asegúrate de otorgar a tu jefe el tiempo que necesita, ya que son muchos los factores que debe tomar en cuenta.
  • Abordamos el tema al final de una reunión, pero no tuvimos tiempo de terminar la conversación. Tu trayectoria profesional es sumamente importante y debes dedicarle el tiempo que se merece. Considero que lo mejor es hablar sobre tu futuro profesional en diversas conversaciones, así que no está mal mencionar pequeñas ideas sobre este tema de vez en cuando. Sin embargo, si jamás hablaste con tu jefe o empleado sobre esto, o pasó mucho tiempo desde la última vez que lo hicieron, programa una reunión para abordar exclusivamente este asunto.
  • Noté que mi jefe estaba distraído y preocupado por otros motivos. Como decíamos antes, es muy importante leer las expresiones de tu interlocutor. Por más que hayas programado una reunión para hablar sobre la trayectoria profesional, a veces surgen cuestiones que distraen a los participantes. Reprograma la reunión si notas que el lenguaje corporal o verbal de tu interlocutor indica que está distraído.

3) Preparación

Hasta el momento, hemos indicado que tanto los mánagers como los empleados son responsables de la trayectoria profesional. Sin embargo, la preparación depende en gran parte del empleado. Debemos pensar qué queremos hacer en nuestra profesión. Nadie puede decirte cómo responder la siguiente pregunta: “¿Qué quieres hacer en 5 años?“.

Tu mánager, un mentor o incluso familiares y amigos pueden ayudar y orientarte, pero depende de ti tomar las riendas de tu futuro profesional.

Así que tómate un tiempo para considerar qué esperas de tu vida profesional antes de hablar sobre ella con tu mánager. Algunos profesionales suelen tener una idea muy concreta de sus objetivos profesionales, y otros tienen nociones más abstractas. No te preocupes si perteneces al último grupo. Puedes utilizar los siguientes consejos como inspiración:

Primero, no te preocupes si por momentos no sabes qué esperar de tu trayectoria profesional. Suelo separar mi vida en diferentes aspectos:

  • Relaciones (amigos, familia, amor).
  • Profesión (desarrollo de habilidades, ascensos, obtener satisfacción del trabajo que hago).
  • Pasatiempos (ir a la playa, ver películas).
  • Salud (hacer ejercicio, cocinar, ser feliz, limpiar mi hogar).

Por lo general, estas áreas de mi vida no marchan a la perfección todas al mismo tiempo. En situaciones ideales, 3 o solo 2 se encuentran en estado óptimo, y el resto están estancadas. A veces, lo que no avanza es tu desarrollo profesional. En realidad, eso no es un problema. No es necesario que pienses constantemente en tu trayectoria profesional. Sin embargo, si sientes apatía general, es posible que varios de estos aspectos de tu vida se encuentren estancados, y es muy probable que tu vida profesional sea uno de ellos.

En este caso, hazte la siguiente pregunta:

¿Qué cambios habrá en el equipo de aquí a un año?

Primero, plantea esta pregunta de manera hipotética. Evalúa las brechas que se deben suplir y alinéalas con los objetivos comerciales. Luego, habla con otros líderes de la empresa y tu equipo sobre el tipo de objetivos a los que apuntará la empresa en los próximos años.

Tu mánager puede ayudarte en esto, y será el puntapié inicial ideal para mantener conversaciones realmente productivas sobre el desarrollo profesional. Si obtienes información sobre las necesidades de la empresa durante los próximos 12 meses, puedes determinar cuáles te gustaría ayudar a abordar. Debes tener en cuenta que nadie podrá ayudarte si aspiras a un empleo que no se alinea a los intereses de la empresa.

Por último, recuerda que existen tantas maneras de avanzar como indicadores del progreso. Por ejemplo, desarrollar habilidades, hacer networking y trabajar en proyectos que mejoran tus metas personales y los objetivos de la empresa. Todas requieren tiempo.

Los ascensos no son suficientes para crear un punto de referencia sobre nuestro progreso. Debemos hacer hincapié en desarrollar nuevas habilidades, aceptar más responsabilidades y autonomía, enfrentar situaciones algo incómodas que nos ayuden a mejorar (p. ej., hablar en público), trabajar con otros colegas de la empresa, lograr que soliciten nuestra opinión más seguido o nos inviten a participar de reuniones con profesionales que respetamos y admiramos.

Estas son verdaderas señales de progreso que son difíciles de formalizar, pero que indican que estás tomando los pasos adecuados para orientar tu trayectoria profesional hacia el camino que deseas.

¿Qué opinaría un experto sobre todo esto?

Excelente pregunta.

Hasta aquí he hablado sobre mi experiencia personal a la hora de tratar mi futuro laboral con colegas y mánagers. Ahora pidamos la opinión de un profesional de RR. HH. que piensa en esto de manera constante.

Le pregunté a Brianna Manning, mánager sénior de RR. HH. de HubSpot, qué aconsejaría a alguien con dificultades para mantener conversaciones productivas sobre su desarrollo profesional. Mencionó dos aspectos que ya abordamos: la preparación y notificar al interlocutor que quieres mantener esta conversación. Respecto a la preparación, Manning dijo que es muy importante comenzar a mantener charlas sobre la trayectoria profesional al inicio de la relación laboral:

“Si tu mánager está al tanto del futuro que deseas para tu profesión, te puede asignar tareas y proyectos que te ayuden a alcanzarlo. De hecho, si quieres seguir los pasos de tu mánager, debes ser directo y decírselo. Invítalo a cenar para hablar sobre los desafíos a los que se enfrenta y obtener información sobre los tipos de proyectos que abordó para desarrollar las habilidades que necesitaba para su puesto”.

Si no sabes cómo iniciar la conversación porque aún no desarrollaste una relación sólida con tu jefe, considera los siguientes ejemplos de Manning:

“Intenta comenzar la charla diciendo algo como ‘Descubrí un excelente recurso que nos ayudará a aprovechar al máximo nuestras reuniones individuales y hablar sobre la trayectoria profesional. ¿Te parece que lo probemos?’ o ‘Quiero asegurarme de que dediquemos algo de tiempo en nuestras reuniones individuales para hablar sobre el desarrollo profesional. ¿Podemos destinar 5 minutos por semana a este tema?'”.

Manning mencionó otro punto que no se puede descuidar a la hora de iniciar estas charlas: debes generar confianza y credibilidad para mantener conversaciones productivas.

A tu mánager le resultará muy complicado enfocarse en tu trayectoria profesional si no tienes éxito en tu puesto actual. Asegúrate de dominar tus responsabilidades actuales antes de intentar ascender de puesto. En algunos casos, lo mejor que puedes hacer es enfocarte en tu puesto actual. En palabras de Manning:

“Si demuestras que siempre cumples con tus responsabilidades actuales de manea productiva e intentas superarte constantemente, generarás credibilidad y confianza. Esto te abrirá muchas puertas. Sin embargo, debes recordar que todo lleva su tiempo. No sucederá de un día para otro”.

Enfatizó que ganarás credibilidad si haces un seguimiento de estas conversaciones. Si tu mánager te brindó nuevas oportunidades para crecer, asegúrate de garantizar tu progreso obteniendo excelentes resultados en las nuevas tareas.

¿Qué debes esperar de estas conversaciones?

Si esperas obtener un resultado específico con una única conversación, lamento decepcionarte. No debes esperar resolver tu destino profesional de un momento para el otro, al igual que no esperarías que tu mánager te dé un ascenso proactivamente.

Para que eso suceda, todas las partes relevantes deben imaginarte en un puesto particular por, al menos, algunos meses.

Considero que los profesionales que obtienen los mejores resultados son aquellos que suelen pensar en su trayectoria profesional y mantienen conversaciones frecuentes sobre ella, ya sea de manera formal o informal.

Lo más importante es no temer atravesar caminos diferentes, desviados o extraños a lo largo de tu trayectoria profesional. Te aseguro que serán los más interesantes.

¿Necesitas ayuda para hacer un poco de introspección? Echa un vistazo a The Next Five.

Puedes leer el artículo completo en: : Cómo pedir un ascenso (y tener otras conversaciones difíciles con tu jefe)

COMENTARIOS

Leave a Reply