La privacidad como derecho fundamental

La privacidad como derecho fundamental

0

By Enrique Dans

En la segunda parte de una entrevista exclusiva a The Telegraph (primera parte aquí), titulada Apple boss: we have a human right to privacy, Tim Cook deja claras sus convicciones sobre la importancia de la privacidad y el balance entre privacidad y seguridad, en unas declaraciones que merecen ser extractadas y destacadas:

None of us should accept that the government or a company or anybody should have access to all of our private information. This is a basic human right. We all have a right to privacy. We shouldn’t give it up. We shouldn’t give in to scare-mongering or to people who fundamentally don’t understand the details.

(…)

History has taught us that privacy breaches have resulted in very dire consequences. You don’t have to look back too far or be a historian to see these things. They are readily apparent.

(…)

Terrorists will encrypt. They know what to do. If we don’t encrypt, the people we affect by cracking down on privacy are the good people. They are the 99.999pc of people who are good.”

En traducción libre:

Nadie debe aceptar que el gobierno, o una empresa, o nadie deba tener acceso a toda su información privada. La privacidad es un derecho humano básico. Todos tenemos derecho a la privacidad. No debemos renunciar a ella. No debemos ceder al alarmismo o a personas incapaces de entender los detalles.

(…)

La historia nos ha enseñado que las violaciones de la privacidad han generado consecuencias muy graves. No hace falta echar la vista muy atrás o ser un historiador para verlo. Es claramente evidente.

(…)

Los terroristas va a cifrar su información. Ellos saben lo que tienen que hacer. Si no usamos cifrado, los afectados por esa eliminación de la privacidad son las buenas personas, ese 99.999% de personas que son buenas.”

Creo que es, decididamente, una opinión a destacar. No es la opinión de cualquiera: hablamos del CEO de la empresa más grande del mundo, cuyo valor en bolsa duplica el de la siguiente, y que además no habla de esto por casualidad: fabrica y comercializa productos que tienen un amplio impacto potencial precisamente sobre los temas a los que se refiere, tanto en uso directo como en creación de tendencias.

A este tipo de ideas se contraponen las de gobiernos empeñados en una cruzada por espiarlo todo y por vendérnoslo como una supuesta – y completamente falsa – garantía de seguridad. Gobiernos que ven la información de los ciudadanos como una manera de ejercer control social, en cualquiera de sus niveles. Al menos, tratemos de que a estas ideas, a esa naturaleza de la privacidad como derecho fundamental, no se oponga también una noción equivocada de nuestro propio sentido común: no importa de dónde vengan esos conceptos, da exactamente lo mismo cómo llegaron a asentarse como ideas en tu cabeza, pero si en algún momento piensas cosas como “no tengo nada que temer porque no tengo nada que ocultar” o “prefiero que incrementen la vigilancia si a cambio atrapan a los terroristas”, descártalas inmediatamente. Son ideas erróneas. Y peligrosas.

Puedes leer el artículo completo en: : La privacidad como derecho fundamental

COMENTARIOS

Leave a Reply