Gestores de Marca y el Síndrome del Cansancio Crónico

Gestores de Marca y el Síndrome del Cansancio Crónico

0

By Iván Díaz


No hay nadie que se canse más de ti, que tú mismo. Te ves a diario en el espejo, en las fotos que te haces, te escuchas hablar y te escuchas cuando no hablas, eres tú en todo momento y no puedes dejar de serlo.

Te cansas de tu look cada cierto tiempo, porque crees que te ves igual siempre. Cambias de forma de vestir, de sitios a los que vas, de cosas que ver, de menú y hábitos porque te aburre, porque lo vives en primera persona y te hastía.

Esa sensación de agotamiento para ti y para los que te rodean es inversamente proporcional a lo lejos que se encuentra de ti. Es decir cuanto más cerca se encuentre una persona de nosotros, más aumenta la sensación que nos conoce y más desgaste se produce.

Nuestra realidad es siempre subjetiva, porque depende desde la dirección en que la observes. El mismo momento, en la misma habitación es vivido de forma distinta por dos personas.

Es decir, para lo que nosotros es habitual y no le damos importancia, o incluso nos cansa de verlo, como un peinado que llevamos desde hace semanas, para otros puede no generar esa sensación. Para otros puede ser la primera vez que te vean.

Menuda tontería ¿no?, bueno, a veces en lo obvio están las respuestas a muchos problemas que sufrimos en la Creación y Gestión de Marcas.

Quien haya tenido la oportunidad de trabajar en proyectos de creación y gestión de Marca para grandes corporaciones con muchos puntos de contacto, entenderá por donde vamos y para los que no, os servirá para capear más de un temporal.

Este sentimiento de ‘Cansancio Crónico’ es uno de los problemas más endémicos de la Gestión de Marca y sus Gestores.

Cualquier gestor de Marca convive con la Marca 24/7 los 365 días del año. Es muy habitual que el gestor y las personas del equipo tengan una percepción distorsionada de la realidad, que el cansancio haya entrado en sus rutinas y que el hastío sea un mal consejero.

Es en ese momento cuando surgen los grandes problemas de una Marca. La inconsistencia, la incoherencia, los tumbos.

Como seres humanos, simplificamos nuestro mundo y tendemos a creer que sólo existe una realidad, la nuestra y eso nos lleva a las generalidades, y de las generalidades a las decisiones equivocadas.

La sensación de ‘esto está muy visto’, ‘es que lo veo todo igual’, ‘es que así se pierde notoriedad’, ‘es que esto no destaca del resto’, etc.. es muy común cuando se construye un Sistema de Marca coherente y consistente para mejorar el impacto, el reconocimiento y proyectar el significado adecuado.

Un Gestor es la única persona capaz de ver en una misma mañana todas las aplicaciones, comunicaciones, materiales e impactos de una Marca en un mismo lugar espacio-tiempo. Esa visión puede provocar la sensación de agotamiento, indiferenciación y cansancio. Algo más que erróneo.

¿Cuántas personas ahí fuera reciben una décima parte de los impactos de Marca que recibes tú? Ninguna. Quien se cansa de verlo eres tú, no los demás.

Es muy habitual que cuando se construye o reorienta una marca que carecía de Sistema Visual, y se normaliza su uso, los gestores acostumbrados a hacer de cada pieza y cada oportunidad una fiesta, ahora tengan la sensación que todo lo que hacen es igual que lo anterior, que no hay nada nuevo, que no hay variedad.

Pues enhorabuena, si llegas a esa conclusión es que estás construyendo Marca y le estás ahorrando dinero y recursos a tu compañía. Bravo!

Si realmente llevas tiempo con un Sistema de Marca y crees que está agotado, porque a ti te lo parece y tienes esa sensación, lo mejor es dejar a un lado tu realidad y preguntarte por la realidad de los demás.

Para ello puedes llevar a cabo un sencillo test de Relevancia de Marca y preguntarte:

1. ¿Hemos perdido diferenciación en el mercado? ¿Seguimos siendo diferentes? Si la respuesta es Sí, no tocar.

2. ¿Hemos perdido Relevancia? ¿Importamos menos a nuestros consumidores? Si la respuesta es NO, no tocar.

3. ¿Sigue nuestra Marca proyectando nuestro valor diferencial y nuestra Propuesta de valor actual? Si la respuesta es Sí, no tocar.

4. ¿Nos hemos quedado fuera de códigos de la categoría o del mercado? Si la respuesta es No, no tocar.

Es muy sencillo, 4 preguntas que te van a indicar, más allá de si te cansa desayunar, comer y cenar con la marca que gestionas, si realmente tu marca está sufriendo un desgaste en favor de la consistencia y la relevancia.

De ser así, se puede empezar a pensar en hacer algunos ajustes para reorientar los puntos que están fallando o ya han dejado de funcionar, sino, tranquilo, quien está agotado eres tú y no los demás.

En fin, tu mundo, no es el mudo.


Puedes leer el artículo completo en: : Gestores de Marca y el Síndrome del Cansancio Crónico

COMENTARIOS

Leave a Reply