Acusan a McDonald’s de espiar a sus empleados que piden un aumento...

Acusan a McDonald’s de espiar a sus empleados que piden un aumento de salario

0

By Fernanda Gonzalez

Si bien las grandes cadenas de fast food se han convertido en una gran fuente de generación de empleo, lo cierto es que las condiciones laborales que ofrece a sus empleaos han sido cuestionadas en gran parte del mundo. El salario es un tema recurrente y ahora se trata de un problema que ha puesto a McDonald’s en el ojo del huracán.

Y es que ahora se ha acusado a la cadena de comida de rápida de haber vigilado por años a los empleados ubicados en Estados Unidos que se organizan en sindicatos para exigir un aumento de salario por 15 dólares por hora.

Los hechos

La información viene de la mano de un informe entregado por Vice en el cual, con base en supuestos documentos internos filtrados, se asegura que McDonald’s cuenta con un equipo de inteligencia dedicado a vigilar a los colaboradores que exigen mejorar sus condiciones laborales al considerar que dichos empleados pueden ser una “amenaza para la seguridad”.

A decir del reporte, desde oficiaos ubicadas en Londres y Chicago, los analistas mencionados utilizan ciertas herramientas para rastrear y espiar las redes sociales de los trabajadores de McDonald’s en todo el mundo que buscan crear sindicados y convocar a protestas para conseguir un aumento en el salario mínimo que perciben.

Tal como lo indican desde Vice, el equipo de inteligencia de la cadena de fast food busca “inteligencia política sobre panoramas políticos difíciles en mercados complejos que podrían causar importantes perturbaciones en las empresas y afectar a los rendimientos de las inversiones”.

En otras palabras, intentarían encontrar cómo la organización en sindicatos de sus empleados y un posible aumento de salario perjudicaría a la compañía.

El mencionado medio, cita de manera anónima a dos ex empleados corporativos de McDonald’s quienes detallaron cómo, presuntamente, el programa de inteligencia creó perfiles falsos en Facebook para reconstruir las redes de amigos de los trabajadores implicados en el movimiento de protesta. Desde McDonald’s negaron las acusaciones.

Los números

Para McDonald’s y el grueso de la industria este tipo de situaciones no es nada nuevo. Hacia 2014, un reporte publicado por Demos Grupo e Política Pública indicaba que los CEO’s de las principales empresas de comida rápida ganaban mil dólares por cada dólar ganado por los trabajadores promedios, lo que colocaba al sector como el más desigual dentro de la economía de Estados Unidos.

En esta misma línea, por ejemplo, en el mercado mexicano, estimaciones entregadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para 2018, indicaban que existían 1.6 millones de personas dedicadas a pa preparación de comida rápida, mismas que en promedio ganan 32 pesos por hora, aunque al mes la mayoría (el 60 por ciento) genera apenas entre uno y dos salarios mínimos (entre 2 mil 650 pesos y 5 mil 301 pesos).

Para muchos la remuneración no compensa las horas trabajadas y la cantidad de actividades por cumplir. El fenómeno se replica en otros países. En España, por citar un ejemplo, según datos del CCOO, que representa a trabajadores de Burger King, La Tagliatella, Domino’s Pizza, Telepizza, Foster’s Hollywood, Vips o Rodilla, calcula que el contrato medio en el sector es de 16 horas por las que se perciben 394.88 euros al mes.

Entre espionaje y privacidad

Lo cierto es que este problema ha tomando un nuevo aire con la organización de los usuarios y las aparentes herramientas que las marcas emplean para limitar el avance de estos grupos de activistas que exigen una mayor compensación.

El tema a trascendido a la categoría de comida rápida. Cientos de marcas han sido acusadas de espiar a sus trabajadores para garantizar el buen funcionamiento de sus operaciones, situación que se ha convertido en un duro golpe a su reputación.

H&M es uno de los ejemplos más recientes. El problema tuvo ligar en Alemania, en donde la cadena deberá de pagar una multa de 35.3 millones de euros (cerca de 41 millones de dólares) luego de que se diera a conocer que H&M espiaba, grababa y concentraba información privada de sus empleados.

La información llegó de la mano de la Comisión de Protección de Datos de Hamburgo, regulador que afirmó que la empresa sueca recababa información privada de sus empleados en un centro de atención al cliente ubicado en Nuremberg, en donde se guardaba información “desde detalles relativamente inocuos a temas familiares y de creencia religiosa”, según el regulador.

Los datos se concentraron en un archivo al que tenían acceso cerca de 50 gerentes, quien utilizaban dicha información “entre otras cosas, para tener un perfil detallado de cada empleado para la toma de decisiones relativas a su empleo”, afirmó la comisión en un comunicado de prensa.

Puedes leer el artículo completo en: : Acusan a McDonald’s de espiar a sus empleados que piden un aumento de salario

COMENTARIOS

Leave a Reply